5 poemas de Ana María Rodas para la mujer que siente y se libera

Empiezo a sumergirme en las voces femeninas de la poesía latinoamericana. Ya os hablé de la antipoesía de Nicanor Parra y quiero seguir con otra voz, en este caso, femenina: Ana María Rodas.

Ana María Rodas es una poeta, escritora y periodista que nació en la ciudad de Guatemala en 1937. Su poesía me ha cogido por sorpresa, sin esperarla. Nunca había oído a hablar de ella hasta que la leí en @digopalabratxt una plataforma de difusión de arte y literatura.

La poesía de Ana María Rodas es un grito de liberación femenina

En su poesía fuerte, ruda y directa Rodas se cuestiona los papeles del hombre y la mujer en la sociedad. Critica el rol de la mujer-objeto para los hombres y expone mediante ironías y lenguaje tosco la existencia de la mujer independiente, sin subordinación al hombre. A lo largo de sus versos, se produce una toma de conciencia de la propia mujer y su identidad.

La Guatemala de 1970

El mensaje que Ana María Rodas lanza al mundo no es por casualidad. En parte es fruto de la situación política y cultural en que estaba Guatemala en los años 70. El lenguaje erótico de Rodas aparece para mostrar la liberación femenina, en un momento en que había revolución en su país y la lucha entre la izquierda política y los regímenes militares de derechas.

Su poemario más conocido es Poemas de la izquierda erótica. En el concepto izquierda erótica hace referencia al movimiento político de izquierdas con el que Rodas se sentía identificada junto con la liberación de la mujer en la sociedad patriarcal del momento.

1. “De acuerdo,
soy arrebatada, celosa voluble y llena de lujuria.
Qué esperaban?
que tuviera ojos glándulas cerebro,
treinta y tres años
y que actuara como el ciprés de un cementerio”

No solo el hombre desea y expresa tal deseo, también la mujer lo hace. Así lo pone Ana María Rodas en relieve en este poema, en que abiertamente habla de sus pasiones.

2. Aprovéchame ahora, cuando te pertenezco.
Eso me gusta, sigue.
Muérdeme un poco más los pechos.
Recorre mi cuerpo con tu lengua tibia suave.
Crece dentro de mí
lo necesito.
Empápame con fuerza
y escúchame gemir
anunciando mi nuevo nacimiento”
3. “Estamos hechos de recuerdos
de un pelo rubio
de un pecho
de cuatro
cigarrillos
moribundos.
25 de rítmicos movimientos.
El ron se hunde, ruidoso, en la garganta
-10,000 células muertas –
y el deseo
ametralla
en los dedos”

Rodas lanza un grito mediante su poesía, una especie de bofetada en la cara para despertar la sociedad.

4. Mira,
con estas manos jugué a las muñecas
y juego a ser mujer.
Las uso para comer o desnudarme.
Para estrechar
con pasión y ternura
tus testículos
–dos mundos de misterio-
tu pelo y tu silencio.
Pero también me sirven
para hundirte los ojos
para rasgar tu carne
y para hacer cicatrices profundas en tu cerebro”

Esa ‘izquierda erótica’ de la que tanto habla Ana María Rodas, no es sino una exploración  una muestra de la rebelión y liberación de la mujer en una época y sociedad donde el patriarcado estaba muy arraigado.

A través de la ironia y lenguaje brusco y masculino Rodas lanza un grito mediante su poesía, una especie de bofetada en la cara para despertar a las mujeres y la sociedad.

5. “Asumamos la actitud de vírgenes.
Así
nos quieren ellos.
Forniquemos mentalmente
suave, muy suave
con la piel de algún fantasma.
Sonriamos
femeninas
inocentes.
Y a la noche, clavemos el puñal
Y brinquemos al jardín,
abandonemos
esto que apesta a muerte.”

 

 

2 ¡Comentarios!

  • Carlos
    10/07/2020 at 22:47

    amo a esta mujer…

    Responder
    • Marta Vilella
      20/10/2020 at 21:15

      Es estupenda verdad? y su poesía aún más. Muchas gracias por la lectura Carlos 🥰

      Responder

Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies